22 nov. 2011

Tiempo al Tiempo.


Recuerdo como dijiste ante todo somos amigos, que no querías que eso cambiará. Recuerdo aquella frase de "las cosas buenas no deberían cambiar nunca" después de una tarde juntos, esa pequeña sonrisa tan perfecta que se dibujaba en tu cara al verme y no te lo esperabas, ese lugar tan cutre que se volvía estupendo, aquella bendita moneda de dos euros, aquellas conversaciones sin sentido toda un tarde o alguna noche que otra, tus tonterías, esas que me hacían reír aunque no me hicieran gracia, tus estúpidas apuestas, esa forma tan tierna en que me apartabas el pelo de la cara, ese te quiero que lo cambió todo.Recuerdo esos momentos cuando solo eramos amigos, esos momentos que ahora tanto echo de menos. Recuerdo cuando me perdonabas una y otra vez, hasta que dejaste de hacerlo, fue ahí cuando todos esos momentos quedarían atrás y no volverían nunca más, desde entonces han pasado tantas cosas que ni siquiera quiero mencionar, he intentado entenderte pero no hay manera, siempre con tus típicos no sé, no sé que decirte que tanto odio, he llegado a pensar que nunca me has querido, que nunca me has perdonado, han pasado tantas cosas por mi cabeza, y ya estoy harta, he hecho todo lo que podido y ya no sé que hacer, ni si quiera sé si hay algo que pueda hacer y ya me he dado por vencida, quizás la solución sea darle tiempo al tiempo, tal vez podamos volver a ser los amigos de antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario